Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

LA HIPERACTIVIDAD ¿CONDUCTA, TRASTORNO O ENFERMEDAD?

Josué acaba de cumplir 17 años, cursa el primer año de la universidad, y como la mayoría de los jóvenes se caracteriza por tener mucha energía. Sus compañeros lo molestan y en muchas ocasiones lo han tildado de hiperactivo, debido a que todo el tiempo está moviéndose de un lugar a otro o simplemente no presta atención.

Seguramente te has dado cuenta que a tu alrededor hay personas más inquietas, impulsivas, o con un alto grado de distracción, y bueno, Josué tiene todas esas características.

Según los familiares del joven, desde que era un bebé y empezó a caminar tenía conductas muy notorias de niño inquieto, pero no fue hasta los 12 años que los padres de Josué descubrieron aquellas conductas muy marcadas, pues comenzaron los insultos, las bajas notas, las malas respuestas a sus maestros, las peleas con sus compañeros e incontables conductas de agresividad como por ejemplo quebrar el televisor de su cuarto de un puñetazo, partir el celular de una patada, lapiceros mordidos y quebrados en dos partes, etc… 

Ante estos síntomas, sus padres buscaron ayuda médica y ahora Josué vive atado a 10 pastillas diarias, que lo mantienen en teoría “sedado”.

Contrario a lo que muchos creen,  la hiperactividad es una enfermedad,ligada aun trastorno conductual que puede ir asociado con un déficit de atención.

La hiperactividad puede notarse desde los primeros años de vida de una persona y uno de los momentos cruciales para saberlo es la etapa escolar, ya que es el momento específico para conocer si el niño es hiperactivo, debido a que entra en proceso la socialización y convive con más niños. Muchos de estos rasgos pueden  detectarse entre los dos y cuatro años, pero se va a evidenciar a partir de los cuatro años en adelante.

Lo cierto es que la hiperactividad es primero una conducta. Luego  se convierte en un trastorno y finalmente se transforma en una enfermedad. Sin embargo,para que pueda catalogarse como enfermedad, se debe seguir un proceso diagnóstico, en el que interviene un psicólogo y un neurólogo, ya que se trata de un problema neuronal.                        

No basta con decir que alguien es hiperactivo sólo porque tiene un derroche de energía. Algunos psicólogos, para diferenciar si alguien es hiperactivo, eliminan medicamentos recetados. Pero cuando una persona es sometida a terapias conductuales y no logra modificar conductas ,entonces necesita ser medicado y se tipifica en ese momento como enfermedad. 

Es característico encontrar en un niño, joven o adulto hiperactivo, conductas de inquietud, falta de atención, impulsividad, desorganización, desobediencia, desinterés, baja autoestima, agresividad, bajas calificaciones, problemas de socialización y hasta pueden desarrollar trastornos alimenticios.

La mejor manera o tratamiento para la hiperactividad es aceptar a las personas tal y como son, sin embargo se necesita de paciencia, afecto y disciplina para convivir con ellas, lo cual significa que no deben someterse al rechazo, menosprecio o bulling., Algunas técnicas de ayuda para la personas hiperactivas son: 

Prestar atención 

• Definir rutinas de actividades que ayuden a calmar la ansiedad 

• Delegar actividades con las que puedan externar la energía 

• Demostrar afecto 

• Buscar ayuda psicológica

• Poner límites 

• Practicar deportes 

• Enfocarse en un hobby 

• Concentrarse actividades que sean del interés de la persona y que le hagan feliz

 

0
0
0
s2sdefault